Original Language Español (Spanish)
Title ROCAPET. Concreto Estructural Sustentable
Description

ROCAPET

 

Vamos a la tienda, compramos agua o un refresco, cuando se acaba tiramos la botella ¡y listo! Un envase desechable no es gran problema… ¿pero qué tal cien millones? Cada año, coinciden los estudios de consumo, cada mexicano tira a la basura más de 7 kilogramos de botellas vacías, o sea que entre todos generamos más de 780 mil toneladas anuales.

 

México es el principal consumidor de plástico del mundo, y la gran mayoría de esos envases que se usan en la industria son del material flexible y resistente, casi siempre transparente, al que llaman PET (politereftalato de etileno).

Nuestro consumo de bebidas embotelladas sigue creciendo a pesar de las campañas en contra, y porque no se recicla ni el 20 por ciento de lo que se genera, todo lo demás va a la basura: rellenos sanitarios, calles, tiraderos a cielo abierto, playas, terrenos baldíos, ríos y el mar. De todos los residuos sólidos que tiramos 30 por ciento es PET, un material que tarda de 100 a mil años en degradarse.

Además aquellos plásticos que sean acarreados por las corrientes de las lluvias terminarán en ríos y en el mar, en donde también liberarán sus componentes (dioxinas y aftalatos), afectando la salud y estabilidad de especies más vulnerables.

Cada año se lanzan más de 8 millones de toneladas de plástico a los océanos, el equivalente a verter un camión de basura lleno de plásticos cada minuto (UNEP, 2017).

Asimismo, la explotación de arena y grava se lleva a cabo en todo el mundo y representa el mayor volumen de extracción de materiales sólidos a nivel mundial. Estas materias primas son las más consumidas en el planeta después del agua. Formadas a partir de procesos erosivos que requieren miles de años, en la actualidad se explotan mucho más rápido de lo que se regeneran. La explotación también afecta a la biodiversidad, la turbidez del agua, la erosión de la corteza terrestre, los niveles freáticos, el paisaje y el clima a través de las emisiones de dióxido de carbono generadas por el transporte ya que se obtiene mediante procesamientos destructivos o contaminantes según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA o UNEP por sus siglas en inglés).

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente menciona que para mitigar los problemas se debe: 1. reducir el consumo de arena o grava, 2. Establecer impuestos sobre la extracción de arena y grava para incentivar el uso de alternativas económicamente viables y, 3. reducir el impacto negativo de la extracción.

 

ROCAPET reutiliza el PET como agregado grueso sustituyendo en un porcentaje minoritario a la grava, para la elaboración de concreto estructural sustentable. Mitigando el número de toneladas post-consumo de PET anual, y preservando un recurso natural no renovable (grava). Creando un concreto que cumple con las Normas Mexicanas y Americanas, con menor peso volumétrico, con ahorro económico, durable, con resistencia a la compresión del concreto F’c = 150 a 350 kg/cm2, Módulo de ruptura 41 a 52 kg/cm2 que no afecta las altas temperaturas del sol y con una contribución significativa para el desarrollo sustentable ambiental.

Al ser no solo un concreto sustentable sino también estructural (concreto clase 1 de alta calidad que cumple con las especificaciones estrictas de los reglamentos de construcción) podrá utilizarse en edificaciones importantes como edificios de oficinas, comerciales e industriales, logísticos, educativos, culturales, instalaciones deportivas, de transporte; infraestructura y construcciones singulares.

Puesto que el PET tarda tanto en degradarse; y que habrá cada vez más envases, la degradación de los mismos resulta cada vez más difícil, no obstante tomando en cuenta que las construcciones siempre se prefieren duraderas, este plástico PET se convierte en una ventaja y beneficio para las construcciones con material sustentable y duradero.

 

La aplicación y características del concreto, se determinan según el elemento en el cual será aplicado, y su resistencia. Tenemos una solución integral para cada una de las necesidades de construcción que mejoran el desempeño en la obra. ROCAPET es la solución ecológica para cualquier obra pues maneja una variedad de concretos:

 

f’c = 150 kg/cm2 – Banquetas, Encofrados, Firmes, Plantillas y Guarniciones

f’c = 250 kg/cm2 – Pisos, Cimentaciones, Castillos, Losas y Trabes.

f’c = 300 kg/cm2 – Cimentaciones, Columnas, Trabes y Carpeta de rodamiento bajo tránsito vehicular.

f’c = 350 kg/cm2 – Pisos, Cimentaciones, Muros de contención, Columnas, Losas, Pilotes, Castillos, Trabes y Carpetas de rodamiento.

 

Para lograr una recolección integra es necesario cambiar las actitudes hacia el problema de la gestión inadecuada de los residuos sólidos, la pobreza y la exclusión que sufren las familias que trabajan como recicladores. Alcanzar inclusión económica, social y ambiental de los recicladores es importante para el impacto social del proyecto. A través de un programa de empleo temporal se busca ayudar al sector vulnerable de la población en situación de carencia que recolecta PET y otros residuos como fuente para subsistir.

 

Tomando en cuenta estas problemáticas el aumento del PET y el rezago de materiales pétreos, ROCAPET es el auto híbrido en la industria de la construcción que combina la tecnología convencional con la innovadora, adelantándose a la escasez de materiales, pretende tener el concepto de los autos eléctricos de TESLA que en la actualidad ha roto los paradigmas de coches eléctricos veloces y con buena autonomía; pero enfocado en la industria de la construcción utilizando tecnologías innovadoras para elaborar concretos nuevos con enfoque sustentable.

 

ROCAPET pretende ser líder en el uso materiales innovadores en la industria de la construcción, de manera que aún hay líneas de investigación abiertas que apoyen el desarrollo sostenible. Haciendo de este un proyecto con tres principales compromisos, ser una empresa sustentable, social y ecológicamente responsable.

 

A través del análisis de los datos que arroja el diagnóstico se han tomado en cuenta puntos críticos en los cuales se enfoca, el cual abarca seis fases fundamentales que darán una solución integral a toda la organización, las cuáles son:

 

1.- Reducción de la grava en la creación del concreto.

2.- Mitigación de toneladas PET post-consumo.

3.- Reducción de los efectos nocivos y tóxicos de la degradación del PET.

4.- Cambio del proceso de diseño de mezcla.

5.- Menor peso volumétrico de las estructuras (esbeltas).

6.- Reducción de insumos en la creación de infraestructura.

 

 

Team